/ Cultura - Educación, salud pública
Maestra de huérfanos
  En el Orfanato de Pyongyang hay una mujer que viene atendiendo durante decenas de años a los niños sin padres, y a quien éstos llaman nuestra madre o abuela maestra.
      


  
            
  No es sino la directora Choe Song Ran, honrada con el título de Maestra Benemérita.
  Ella lleva muchos años de servicio en ese cargo y tiene por principio férreo de sus actividades las siguientes instrucciones dadas por el estimado padre Mariscal Kim Jong Un durante la visita a su institución:
  "Hay que cuidar bien a los huérfanos con los mismos sentimientos que tienen los padres, con el fin de formarlos como seres magníficos."
  Teniéndolas siempre presente, Choe Song Ran se ocupa con toda su conciencia limpia, de la crianza y educación de los niños.
  Dicen que ella comienza su jornada cotidiana con conocer con lujo de detalles el estado de desayuno, la salud y el cambio psicológico de los niños, y tomar medidas apropiadas.
           




  Eleva más que nunca el grado de la dirección y exigencia sobre las educadoras, para que atiendan a los pequeños con el amor y cariño maternal, orientándolas a poseer alta cualidad, facultad y talentos profesionales.
  Como resultado, las educadoras lugareñas llegaron a crear el modelo de la enseñanza de la lengua inglesa y Taekwondo y divulgarlo en todos los orfanatos del país.

                





  A pesar de su edad cerca de los 70 años, la directora Choe Song Ran se dedica hoy también con la misma energía y pasión a la crianza y educación de los niños sin padres.