/ Política - ¡Servir al pueblo!
Hora dedicada a niños
  Lo que vamos a narrar ocurrió el 19 de mayo de 102(2013) de la Era Juche, durante la visita del estimado padre Mariscal Kim Jong Un al Campamento de Niños Alpinistas de la ciudad Pyongyang por el Monte Myohyang.
  Al terminar su recorrido por todos los objetos del campamento, el reloj marcaba ya la hora de su partida.
  Pero, el padre Mariscal dijo que de marcharse sin ver a los campistas ni tomarse la foto memorable, ellos se sentirían muy apenados.
  Y expresó su deseo de partir después de encontrarse con ellos, aunque el tiempo le apuraba.
  Y aguardó bastante tiempo el regreso de los niños.
  Un Kum Hyok, entonces estudiante de la Escuela Secundaria Básica de Kansong del municipio Phyongchon, dice:
  "Cuando estábamos de alegre alpinismo, nos sorprendió la noticia de que el estimado Mariscal nos esperaba en el campamento. El encuentro con él era tan inesperado que gritamos a todo pulmón ¡Viva!, sin sentir que las lágrimas se deslizaran por las mejillas.





  El estimado Mariscal trató de tranquilizarnos, diciendo con afecto que de no llorar, nos retrataríamos bien.
  En fin, tuvimos el honor de retratarnos como recuerdo junto con el estimado Mariscal Kim Jong Un.
  No lo podré olvidar nunca en toda mi vida."



  Los escolares de aquel día crecieron ya como jóvenes veinteañeros, pero no olvidan nunca que el estimado Mariscal Kim Jong Un esperó a ellos casi durante media hora.