/ Cultura - Historia
Costumbre de equitación reflejada en antiguos frescos
  Corea tiene una larga historia de equitación. Sobre todo, la población de Coguryo se destacó en ella.
  Coguryo (277a.N.E. - 668) fue el más poderoso país en la historia coreana.
  A la sazón, la hípica y el tiro con arco era una norma en la promoción de la gente.
  El fresco de la tumba de la comuna Tokhung (pintado en 408) lo testimonia bien. Aparecen en él los valerosos cazadores de Coguryo montados a caballo.



 

  En aquel entonces, los habitantes de Coguryo se adiestraron cotidianamente en la equitación y el tiro con arco, según varios métodos y reglas de competencia.
  El fresco mural de abajo muestra con vivacidad la escena de tirar con el arco al blanco fijado, galopando.


   
  Como se ven, aparecen 4 jugadores, 2 jueces y un marcador.
  La nota escrita a la derecha del dibujo dice: "Esta es la escena de la competencia de tirar con arco, corriendo a caballo en el patio occidental".
  La mayor parte de las tropas permanentes de Coguryo la ocupaba la caballería.
  El caballo con casco y armadura puestos como se ve en la parte inferior del fresco, se llamó Kaema y su jinete, guerrero de Kaema.

 

  La tropa de los guerreros de Coguryo, armados de tal manera, jugaba gran rol en la defensa nacional.
  En resumidas cuentas, el ingente poderío militar de Coguryo tuvo por su fondo las largas tradiciones de la equitación, tiro con arco cabalgando y hábil manejo de lanza y espada, a los que la población de Coguryo se dedicaba con gusto desde niñez.