/ Cultura - Historia
Fresco tumbal de Coguryo y pintura de 4 dioses
  Los frescos tumbales de Coguryo tienen la historia más larga de las reliquias pictóricas de Corea.







  Coguryo existió desde 277 antes de nuestra era hasta 668.
  Kim Song Chol, investigador del Centro de Investigación de Arqueología de la Academia de Ciencias Sociales, dice:
  "Los frescos tumbales de Coguryo tienen descritos en alto nivel variados temas y rico contenido de la política, economía, asuntos militares, cultura, costumbres de la vida contemporánea, mitos y creencia religiosa.
  Sobre todo, los frescos de la tumba del rey Ko Kuk Won, los 3 sepulcros de Kangso y el de la comuna Tokhung, entre otros, demuestran bien el alto nivel de su desarrollo en esa época.
  Este progreso en Corea ejerció a la sazón gran influencia sobre el desarrollo de bellas artes de Japón."
  Lo que ocupa gran proporción en los frescos tumbales de Coguryo es la pintura de 4 dioses. Según dijeron, estos animales fantásticos se encargaron de la defensa de las direcciones cardinales.



  A la sazón, colocaron el dragón cubierto de escamas verdes al este del cuadro, el tigre de vellos blancos al oeste, el ave con plumas rojas al sur y la tortuga y serpiente torcidos de piel negro al norte.
  La tumba representativa que tiene este tipo del dibujo son los 3 sepulcros de Kangso. El cuadro de los 4 dioses se puede ver sólo en la tumba grande y media, y se caracteriza por su descripción perfecta y refinada.
  Se aprecia bien en él las características de la pintura al estilo coreano. Las líneas vigorosas y suaves y buen contraste de los colores claros y nítidos muestran la noble estética nacional.
  Aquel fresco de las 3 tumbas de Kangso se considera como obra maestra del mundo.