/ Cultura - Vida
Padres de escolares
  Todos los trabajadores coreanos participan con abnegación en las labores para mejorar las condiciones y ambiente educacionales, con la concepción de verdaderos padres de los escolares. Entre ellos se destaca el personal de la Fábrica de Porcelana Narae situada en la capital Pyongyang.

 

  Un día de hace años, entró en la cancha deportiva de la Escuela Secundaria Alta de Chongho del municipio Taesong, un camión cargado de materiales de construcción.
  El director de la Fábrica de Porcelana Narae dijo que esa visita tuvo por motivo la noticia sobre la edificación de la piscina en aquel centro docente. Esta explicación conmovió mucho a los funcionarios del colegio.
  Aunque están siempre ocupados por los asuntos empresariales, los cuadros de la planta consideran como propios quehaceres lo vinculado con la labor docente, diciendo que no hay que escatimar nada en bien de las generaciones venideras.
  El obrero An Myong Song dice:
  "Cualquiera pasa el curso escolar y es realmente precioso el recuerdo sobre esa época. Precisamente, en las escuelas, conocimos lo que es la patria, cultivamos el amor a ella y abrigamos la esperanza sobre el futuro. Creo que es una obligación natural del ciudadano dedicar toda la sinceridad a estas escuelas tan preciosas."
  La sincera atención de ellos al porvenir no se presta solamente a aquella escuela. Con el único deseo de que los escolares crezcan como talentosos pilares de la futura patria, brindaron ayuda sincera a la construcción de otro colegio, con la donación de materiales y equipos educacionales.
  Gracias a talas personas que consideran la consagración para el futuro como vida más noble y hermosa, las nuevas generaciones de Corea crecen lozanamente como pilares de la futura patria.